Barbadillo Oloroso 30 años VORS

Barbadillo Oloroso 30 años VORS

Barbadillo Oloroso 30 años VORS

Los olorosos son vinos -de palomino fino en Jerez, de pedro ximénez en Montilla-Moriles- encabezados hasta los 17-20 grados alcohólicos y sometidos a un largo proceso de crianza oxidativa en botas viejas con el método de soleras y criaderas que, en el caso de los VORS (Very Old & Rare Sherry) deben permanecer un mínimo de 30 años.

Son vinos con un difícil papel de actores secundarios a la sombra de sus hermanos, por la universal salinidad de la manzanilla o el fino, el elegante y literario amontillado o la magia y el duende del palo cortado, por no hablar de la dulcedumbre de los PX. Pero si aceptamos que es secundario será, desde luego, de Oscar. Su potencia aromática -de ahí su nombre- es perfecta para acompañar quesos curados y muy secos como los manchego y parmesano, o ahumados como el idiazábal. También marida a las mil maravillas con platos contundentes y gelatinosos como estofados de ternera, carrillada o rabo de toro, aunque también es perfecto para servirse una copa y sentarnos en nuestro sillón más cómodo a dejar las horas pasar entre sorbo y sorbo con la única compañía de una buena lectura o nuestros propios pensamientos.

Este Oloroso VORS de Barbadillo luce un bonito color ambarino brillante de media intensidad con los bordes entre cobre y caramelo, de una glicérica fluidez en copa que cubre con una fina pátina, de la que se van formando lágrimas sin ninguna prisa por caer. En nariz nos ofrece una gran intensidad y complejidad aromática en la que se perciben claramente la laca, barniz de carpintero, las nueces, el talco, madera de barca y salitre. El paso en boca es amplio, voluminoso y glicérico. Seco aunque amable debido al notable contenido en glicerina, cálido y con una buena acidez que permite equilibrar esos 22°; equilibrado, de punzante salinidad y con recuerdos de frutos secos. Si lo mantenemos y paseamos por la boca sentimos tras la nariz notas de cacao, avellanas y vainilla. En definitiva es un vino redondo y envolvente con un agradable y persistente final donde permanece el salitre, las nueces y el barniz.

Un magnífico oloroso pese a no ser el mejor VORS que podemos encontrar (aunque por precio es de los más asequibles), ni es el mejor VORS de Barbadillo, bodega en la que pienso destacan su amontillado y en especial su palo cortado.

 

Valoración llevataps:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *