Fino de El Maestro Sierra

Fino de El Maestro Sierra

Fino de El Maestro Sierra

No conocía esta bodega jerezana hasta que hace unos meses la vi en una tarifa de precios. Y no ha sido hasta hoy que he probado su fino, y puedo afirmar francamente que he lamentado y mucho no haberlo hecho antes.

Antes de descorcharla he podido observar que en el interior de la botella había muchos posos flotando (la tenía guardada en posición horizontal) así que la he dejado vertical en la nevera un par de horas más para que se aposentara. Después de tanto tiempo sin saber de este vino no venía de un rato más para probarlo. Pero ver que tenía poso –inhabitual en los finos más comerciales- significa que había sido embotellado sin filtrar, y eso en este tipo de vinos es una ventaja significativa ya que en el proceso de filtrado se pierde muchísimo aroma e intensidad, hasta el punto que algunas bodegas dejan totalmente planos e inexpresivos algunos finos y manzanillas que sin ese filtrado serían –y son, cuando se embotellan “en rama”- verdaderas maravillas. Es triste y lamentable, pero estas bodegas también son conscientes de que la mayoría de sus vinos serán usados en la ferias de primavera y verano para hacer esos horribles rebujitos que tanto gustan a quienes no les gusta el vino, que son legión.

Por fin lo descorcho y la primera impresión en nariz no decepciona en absoluto, al contrario. Gran intensidad aromática, salinidad a raudales, frutos secos tostados, tiza, algo de aceitunas manzanilla, levaduras y un agradable fondo de fruta blanca poco madura.

Entra en la boca y rápidamente se percibe su amplitud e intensidad, casi voluptuosidad, una salinidad y acidez notables, notas afrutadas y leve astringencia de peras verdes, almendras tostadas, un ligero recuerdo achampañado y un amargor persistente al final.

Concretamente esta botella es una saca de junio de 2013, así que lleva ya casi un año embotellado, lo que seguramente ha permitido una evolución positiva del vino. En resumen un fino que tiene muy poco o nada que envidiar a otros como el Inocente de Valdespino, al que supera en intensidad y persistencia aunque quizás no en complejidad de matices.

 

Valoración llevataps:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *